SANTO ROSARIO DE SANACIÓN Y LIBERACIÓN DE LAS LAGRIMAS DE NUESTRA SEÑORA DE FATIMA

sábado, 11 de febrero de 2017

Sois muertos vivientes

Sois muertos vivientes
Septiembre 24/07    8:45 p.m.



 Abrid vuestro corazón, permitiéndome entrar, para consolarlo y regalaros mi paz. 

Abrid vuestros oídos, alejándoos del ruido exterior, que he querido hablaros de diversos modos, pero colocáis barreras que impiden que mi voz sea escuchada por vosotros. 

No dejéis apagar esa pequeña luz, que arde en vuestro corazón, porque hay momentos que se tambalea de un lado para otro corriendo el riesgo de extinguirse, quedando vuestra alma en la total oscuridad. Dejadme tomar los remos de vuestra barca y conducirla hacia mi manantial, empapando la tierra árida de vuestro corazón. Centrad vuestra mirada en mi Cuerpo desgarrado y mis huesos dislocados en el madero de la cruz.  

La luz de mis ojos han perdido su brillo, la hermosura de mi rostro se halla afeada y mi corazón compungido. Mis manos y mis pies están inmóviles perforados por gruesos clavos.  Prestadme vuestras manos, no para recibir sino, para dar, no para menospreciar sino, para alabar, no para vituperar sino, para perdonar. Prestadme vuestros pies caminando en dirección a la oveja perdida, conduciéndola nuevamente a mi redil, sacándolas de valles tenebrosos y para ser llevadas a oasis de paz. Prestadme vuestros ojos, para ser la luz de ciegos espirituales que tropiezan en la oscuridad, cayendo abruptamente por no ver mis rayos, que son el faro que los lleva hacia el resplandor verdadero. Prestadme vuestro corazón, porque el Mío ha dejado de latir, cesando sus movimientos dilatados por el dolor. Deseo henchir de amor vuestros corazones petrificados por el desamor.  


Anhelo con vehemencia habitar en el corazón de almas orantes que han sabido hacer de él Sagrarios para el verdadero amor. Prestadme vuestra cabeza, porque la Mía está destrozada por las espinas, de mi corona, para crear en los hombres nueva manera de pensar, orientando sus vidas a la verdadera Vida, para cambiar vuestras ideas nefastas que os conllevan al suicidio espiritual. Adorad mi Cuerpo inerte, pero, con mi Corazón vivo, demostrándoos que la vida ahí no termina porque es comienzo real a la verdadera vida. 

Cuántos de vosotros sois muertos vivientes, ya que físicamente existen, pero espiritualmente yacen dentro de sepulcros putrefactos. 

Gritad con fuerte voz el Aleluya de mi Resurrección y el Hosanna por mi presencia Eucarística hasta la consumación de los siglos, porque no os dejaré huérfanos, siempre estaré acompañándoos en la dulce prisión del amor. 


HALLARÉIS MENSAJES DE AMOR


Revelaciones dadas a un alma a quien Jesús le llama cariñosamente Agustín del Divino Corazón 



EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN I
 EJERCITO MARIANO INTERNACIONAL. 

Creced en la penitencia y en la mortificación

 Creced en la penitencia y en la mortificación   0ctubre 31/07   8:45 p.m.  Jesús dice:  Mi pequeño Agustín:  Cómo me compla...