SANTO ROSARIO DE SANACIÓN Y LIBERACIÓN DE LAS LAGRIMAS DE NUESTRA SEÑORA DE FATIMA

lunes, 6 de febrero de 2017

La Oración, diálogo de corazón a corazón

La Oración, diálogo de corazón a corazón
 Agosto 7/07  10:55 a.m.





Jesús dice:


 Permaneced adherido en mi amor. Yo soy la Raíz que sostiene el árbol de vuestra vida. Yo soy la dulce savia que os alimenta y fortifica en vuestro caminar; vuestro árbol empieza a florecer y dar los primeros frutos para que muchos de mis hijos os acerquen y se nutran de vos. 

Os invito a estar adheridos al madero de la cruz, árbol toscamente cortado, uniendo sus partes para darle su forma. El árbol de la vida se halla allí aprendiendo a sobrellevar la cruz de cada día, es decir, los afanes y dificultades del momento.

 Sólo en Mí hallarás la luz, sólo en Mí encontrarás descanso. Yo soy el refugio divino para tus penas. Venid a Mí y hallaréis las delicias para tu corazón. Postraos a mis divinos pies como lo hacía María y bebed de mi sabiduría hasta que vuestro espíritu os quede saciado de Mí. Miradme con amor y quedarás radiante y entrecrucemos nuestras miradas sin pronunciar palabras y hagamos de este momento un coloquio de amor en el que sobran las palabras porque la presencia es la mejor respuesta para expresar sentimientos de gratitud, de paz y de amor. Entregadme el cáliz de vuestro corazón, vacío, para llenarte de los susurros de mi brisa suave y darte la plenitud.

 Miradme con los ojos abiertos a la fe y sentid mi Corazón palpitante por ti. Haced de cada momento de oración, momentos verdaderos de adoración, ya que la oración es un diálogo de tú a tú y de corazón a corazón. Estoy ávido de recoger las migajas de amor que me ofrecen los hombres, los leves instantes que llegan hacia  Mí  en  el  sagrario  porque  el  tiempo  no  se los permite, ya que las cosas del mundo los absorbe.  Regálame tu tiempo, porque tu tiempo es mi tiempo. 

Agosto 7/07   4:00 p.m.


 Jesús dice: 


La oración es el alimento que fortalece la vida y el espíritu desgastado por el pecado. Aliméntate diariamente  bebiendo  de  la  Fuente Divina  que es  mi Palabra. 


Revelaciones dadas a un alma a quien Jesús le llama cariñosamente Agustín del Divino Corazón 




EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN I

Creced en la penitencia y en la mortificación

 Creced en la penitencia y en la mortificación   0ctubre 31/07   8:45 p.m.  Jesús dice:  Mi pequeño Agustín:  Cómo me compla...