SANTO ROSARIO DE SANACIÓN Y LIBERACIÓN DE LAS LAGRIMAS DE NUESTRA SEÑORA DE FATIMA

lunes, 6 de febrero de 2017

Sois peregrinos del Absoluto

Sois peregrinos del Absoluto 
Julio 5/07 




El Padre Celestial dice: Yo soy un Padre de amor, de ternura y de misericordia, deseoso de daros amor y alentaros con mi presencia en vuestro caminar. Cada uno de vosotros sois peregrinos del Absoluto que soy Yo. Yo soy la armonía, venid a Mí para daros tranquilidad. 

Yo soy el Príncipe de la paz, venid a Mí para daros descanso. Yo  soy  el  constructor  de vuestras  vidas,  venid  a Mí para reconstruiros pieza a pieza hasta hacer de vosotros edificios espirituales bien cimentados sobre la roca firme que soy Yo. No tengáis temor alguno en invocar mi presencia, Yo que soy el hacedor de todo cuanto existe. Os hice a cada uno de vosotros con infinito amor. 

Pedid con fe y todo se os concederá para gloria de mi Nombre. Yo, que soy vuestro Padre, os acaricio, os amo y os enternezco porque en mi corazón hay abundancia de amor. Yo soy la pluma celestial que desea escribir palabras de amor en vuestros corazones. Yo soy el Rey que desea habitar la mansión interior de cada uno de vosotros, mis pequeños. Os rocío con la dulce y colorida escarcha que brotan de mis rayos de luz tenues y perceptibles para vosotros. 

Atesorad tesoros para el cielo practicando la caridad en el ejercicio de las obras de misericordia corporales y espirituales. Haced actos de amor hacia Mí como renuncias voluntarias: ayunos con la mirada y de palabra. Yo os derramo hoy derroche de amor, ya que el cielo está de fiesta porque se os está preparando una morada para vosotros, pero debéis luchar por ganarla, agradándome en vuestros actos y pensamientos. 

Dejadme cohabitar en vosotros, orando incesantemente como lo hacía Jesús. Jesús pocas veces oraba para Él mismo, la mayor parte intercedía ante Mí para vosotros. Venid con el leño de vuestra oración y sumergidla en la llamarada de mi Corazón para arder de amor. Yo   que   soy   vuestro   Padre,   llamadme   Padre  pronunciando desde el interior de vuestro corazón, dicha palabra. Hoy, os doy el abrazo que di al hijo pródigo. Hoy, os ciño nuevas sandalias en vuestros pies, de tal modo que aprendáis a caminar en medio del desierto, sin sentir sed, ni fatiga, porque Yo camino a vuestro lado. Hoy, os doy abrazos paternales y espirituales. Hoy, os invito a participar de mi banquete porque vosotros sois mis invitados. 



Revelaciones dadas a un alma a quien Jesús le llama cariñosamente Agustín del Divino Corazón 




EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN I

Creced en la penitencia y en la mortificación

 Creced en la penitencia y en la mortificación   0ctubre 31/07   8:45 p.m.  Jesús dice:  Mi pequeño Agustín:  Cómo me compla...